por Oct 1, 2020

La última pregunta del discípulo

Cuentan las escrituras que un día estaba el Buda enseñando a una pequeña multitud atraída por su inmensa sabiduría. Pero de entre ellos, uno que se hacía llamar Namryan, dijo al que se encontraba al lado suyo.

“No lo pillo.”

Y el Buda, escuchándole con sus grandes orejas caminó hasta él y le dijo que le siguiera en peregrinaje. Y Namryan, que no tenía nada mejor que hacer, siguió a su nuevo maestro.

Caminó durante largos años junto al Buda, escuchándole hablar y obrar allí donde sus sagrados pies reposaban.

“Sigo sin pillarlo”, acabó admitiendo el pobre Namryan.

Con el paso del tiempo Namryan se casó con una mujer de piel olivácea y tez serena, otra fiel discípula del Buda. Y un día en su lecho le confesó mientras miraba al techo:

“Es que sigo sin pillarlo, no me entero de nada.”

Su mujer le acarició la cara, prometiéndole que algún día acabaría comprendiendo a su maestro.

Pasaron los años y la esposa de Namryan tuvo cuatro hijos, todos ellos convirtiéndose a su vez en devotos seguidores del iluminado.

“¿Sabéis algo que yo no sé?”, se preguntó el confundido padre.

En su lecho de muerte, rodeado de su esposa e hijos, Namryan sintió arrepentimiento por no entender las palabras de su maestro hasta el último suspiro.

En la eterna rueda de reencarnación, Namryan se encontró una vez más con el Buda en su más brillante y cegadora gloria.

“Has alcanzado el nirvana, mi fiel Namryan. Por fin lo has comprendido” dijo el iluminado para luego marcharse entre la blancura de los cielos.

Namryan miró a un lado y a otro, intentando encontrarse con la mirada de alguien. Daba igual quién fuera.

“¿En serio?”

¿Quieres aprender a escribir historias como esta?

Echa un vistazo aquí

Más historias cortas

El Club del Escondite

El Club del Escondite

“Aquí es donde ocurrió todo,” me digo a mi mismo en un susurro al adentrarme en el bosque con cuidadosos pasos. No quiero que nadie más me escuche. Así es como hablo a menudo: en susurros. A escondidas. En frases cortas. No quiero que nadie me escuche. No quiero que nadie me descubra.

leer más
El Dios de los Agujeros

El Dios de los Agujeros

A Álamo de la Gama siempre le había gustado mirar a través de los agujeros. Y ahora que era el Sumo Pontífice de Roma no pensaba dejar de hacerlo.

leer más
La mariposa y el golem de papel

La mariposa y el golem de papel

El rabino Levias Ben Zakai descubrió el pequeño huevo de oruga sobre las páginas de la Torah, mimetizado entre las palabras sagradas como un punto más de su lectura.

leer más
El menú de los gustos

El menú de los gustos

Mi cocina gira alrededor de dos conceptos fundamentales que se interrelacionan entre ellos con exquisita perfección: los cinco sabores y los cinco elementos.

leer más
La costilla del último hombre

La costilla del último hombre

Dicen que Dios arrancó una costilla a Adán, el primer ser humano, para crear a la mujer. Pero esto no es cierto. Solo yo sé realmente lo que hizo con ese hueso de origen divino.

leer más
Serpiente blanca, oscura soledad

Serpiente blanca, oscura soledad

Un hombre se muere solo sin nadie a quien aferrarse. Un hombre se muere solo sin nadie a quien otorgar su último aliento. Su cuerpo rígido en dolor yace en el suelo de una cueva de Islandia. Solo él conoce el paradero de su profunda tumba.

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *