por Oct 1, 2020

La mano de gelatina

Gelatina de colores

No es nada fácil salir con la hija del caos.

Cuando conseguí dibujar los doscientos treinta y un círculos del palacio de Arak Hansha, el dedo meñique de una rata albina, la página arrancada del diario de un metafísico y cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra, nadie me avisó de uno de los posibles efectos de la invocación. Demasiado secretismo en este oficio.

Entre la nube de rayos multicolores, las cabezas de animales decapitadas cantando himnos de lenguas desconocidas y agradable olor a miel, surgió ella.

“SAL CONMIGO” fue lo primero que me dijo la hija del caos en sus diez mil lenguas y cuerpo de nubes negras.

Para ser sincero, no entendí lo que me había dicho. Pero si te encuentras a un ente que representa la constante destrucción del universo, lo mínimo que tienes que hacer es decir que sí.

Sospeché lo que estaba pasando en nuestra tercera cita. Me había traído al restaurante indio que hay a las afueras de la ciudad. Estaba lleno de gente que no dejaba de asombrarse por el incesante cuerpo cambiante de ella. Yo me ruborizaba con tantas miradas, avergonzado por mi extraña acompañante.

“ME GUSTAS” me confesó mientras se terminaba el plato de curry con el lametazo de una de sus incontables lenguas.

Esta vez sí la había escuchado bien. Y ruborizándome esta vez de amor, le cogí de la mano. Tenía una textura parecida a la gelatina y era de un intenso color rojo.

La hija del caos se evaporó en un relámpago, dejando una lluvia de confeti que bañó a todo el restaurante, destrozando su comida.

Bueno, la verdad es que tiene su gracia salir con la hija del caos.

¿Quieres aprender a escribir historias como esta?

Echa un vistazo aquí

Más historias cortas

El Club del Escondite

El Club del Escondite

“Aquí es donde ocurrió todo,” me digo a mi mismo en un susurro al adentrarme en el bosque con cuidadosos pasos. No quiero que nadie más me escuche. Así es como hablo a menudo: en susurros. A escondidas. En frases cortas. No quiero que nadie me escuche. No quiero que nadie me descubra.

leer más
El Dios de los Agujeros

El Dios de los Agujeros

A Álamo de la Gama siempre le había gustado mirar a través de los agujeros. Y ahora que era el Sumo Pontífice de Roma no pensaba dejar de hacerlo.

leer más
La mariposa y el golem de papel

La mariposa y el golem de papel

El rabino Levias Ben Zakai descubrió el pequeño huevo de oruga sobre las páginas de la Torah, mimetizado entre las palabras sagradas como un punto más de su lectura.

leer más
El menú de los gustos

El menú de los gustos

Mi cocina gira alrededor de dos conceptos fundamentales que se interrelacionan entre ellos con exquisita perfección: los cinco sabores y los cinco elementos.

leer más
La última pregunta del discípulo

La última pregunta del discípulo

Cuentan las escrituras que un día estaba el Buda enseñando a una pequeña multitud atraída por su inmensa sabiduría. Pero de entre ellos, uno que se hacía llamar Namryan, dijo al que se encontraba al lado suyo.

leer más
La costilla del último hombre

La costilla del último hombre

Dicen que Dios arrancó una costilla a Adán, el primer ser humano, para crear a la mujer. Pero esto no es cierto. Solo yo sé realmente lo que hizo con ese hueso de origen divino.

leer más
Serpiente blanca, oscura soledad

Serpiente blanca, oscura soledad

Un hombre se muere solo sin nadie a quien aferrarse. Un hombre se muere solo sin nadie a quien otorgar su último aliento. Su cuerpo rígido en dolor yace en el suelo de una cueva de Islandia. Solo él conoce el paradero de su profunda tumba.

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *