por Oct 1, 2020

Cicatrices doradas

Taza de Kintsugi

La primera vez que vi a mi abuelo reparar una taza lloré desconsoladamente.

Mis padres me habían prohibido molestar al abuelo mientras trabajaba. Él era un artista, un sacerdote de su trabajo y su silencio era el templo donde moraba.

Pero aquel día de verano en Kyūshū decidí entrar a escondidas y espiar su sagrada obra. Nada más asomarme le vi espolvoreando polvo dorado con gran precisión sobre las grietas de una taza rota.

Me acerqué a mi abuelo sin separar los ojos de la cerámica. Me atraía como la luz atrae a los insectos, indignos e insignificantes ante lo puro e imposible.

“¿Qué es eso, abuelo?” le pregunté, y enseguida me arrepentí de mis palabras, asustándome por las represalias que podía recibir. Pero mi abuelo no era como mis padres.

“Es Kintsugi, el arte de reparar con oro.”

Un escalofrío recorrió mi cuerpo. Las flores moradas que estaban por toda mi espalda, brazos y piernas vibraron por las palabras de mi abuelo, expectantes y deseosas de escuchar más. Ellas me recordaban con dolor que mi vida no me pertenecía. Que yo solo era basura. Ya me había acostumbrado a ver a las flores nacer y morir.

Presencié como lo quebrado se volvía pleno y lo desechado en inmensurable. Los rios de oro cruzaban la superficie como arroyos dibujados por los dioses. Mi abuelo estaba satisfecho.

“Nuestras cicatrices solo nos hacen más valiosos” dijo en voz alta para sí mismo. Pero yo tomé esas palabras y las grabé en mi agonizante corazón.

Llorando frente a la taza de mi abuelo me pregunté si él también podría arreglarme y convertir mis heridas en eternas y bellas líneas doradas.

¿Quieres aprender a escribir historias como esta?

Echa un vistazo aquí

Más historias cortas

El Club del Escondite

El Club del Escondite

“Aquí es donde ocurrió todo,” me digo a mi mismo en un susurro al adentrarme en el bosque con cuidadosos pasos. No quiero que nadie más me escuche. Así es como hablo a menudo: en susurros. A escondidas. En frases cortas. No quiero que nadie me escuche. No quiero que nadie me descubra.

leer más
El Dios de los Agujeros

El Dios de los Agujeros

A Álamo de la Gama siempre le había gustado mirar a través de los agujeros. Y ahora que era el Sumo Pontífice de Roma no pensaba dejar de hacerlo.

leer más
La mariposa y el golem de papel

La mariposa y el golem de papel

El rabino Levias Ben Zakai descubrió el pequeño huevo de oruga sobre las páginas de la Torah, mimetizado entre las palabras sagradas como un punto más de su lectura.

leer más
El menú de los gustos

El menú de los gustos

Mi cocina gira alrededor de dos conceptos fundamentales que se interrelacionan entre ellos con exquisita perfección: los cinco sabores y los cinco elementos.

leer más
La última pregunta del discípulo

La última pregunta del discípulo

Cuentan las escrituras que un día estaba el Buda enseñando a una pequeña multitud atraída por su inmensa sabiduría. Pero de entre ellos, uno que se hacía llamar Namryan, dijo al que se encontraba al lado suyo.

leer más
La costilla del último hombre

La costilla del último hombre

Dicen que Dios arrancó una costilla a Adán, el primer ser humano, para crear a la mujer. Pero esto no es cierto. Solo yo sé realmente lo que hizo con ese hueso de origen divino.

leer más
Serpiente blanca, oscura soledad

Serpiente blanca, oscura soledad

Un hombre se muere solo sin nadie a quien aferrarse. Un hombre se muere solo sin nadie a quien otorgar su último aliento. Su cuerpo rígido en dolor yace en el suelo de una cueva de Islandia. Solo él conoce el paradero de su profunda tumba.

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *