por Sep 17, 2020

Encuentra el tema de tu novela

Tu libro necesita un tema. Ya sea un relato corto, un cuento o un libro de autoayuda, debe haber una idea que sujete a todo el texto. En mi caso hablaré sobre cómo encontrar el tema de tu novela, pero hay ideas en este artículo que seguro se aplican al libro que estás preparando.

Detrás de las acciones y vivencias de los protagonistas, de los grandes conflictos y de toda esa marea de palabras que hemos leído subyace un tema que unifica la narrativa y le otorga un mensaje o pregunta que invita al lector a reflexionar.

Hay todo tipo de temas en las historias: la redención, la justicia, el conflicto entre oprimidos y opresores, la responsabilidad humana, la lucha contra la naturaleza, el amor fraternal, la locura del artista, la soledad, el egoísmo, el altruismo etc. Los temas son las grandes cuestiones que los seres humanos se han estado haciendo durante milenios, y cada historia que contamos intenta acercarse a una respuesta personal.

El tema de una novela es el corazón que hace latir la historia.

En este art√≠culo quiero compartir contigo cinco consejos para encontrar el tema de tu novela. Puede parecer algo innecesario, pero una vez que encuentras tu tema toda la historia tendr√° un n√ļcleo narrativo que le dar√° una gran fuerza. No tengas miedo a encontrarlo.

  1. Define el tema de tu novela en una palabra
  2. El estribillo de tu libro
  3. Sé vulnerable
  4. Muestra el tema de tu novela a través del subtexto
  5. Encontrar el tema de tu novela es un proceso
Hombre escribiendo ordenador busca tema para su libro

1. Define el tema de tu libro en una palabra

Piensa en tu historia. Imag√≠nate todos tus personajes, sus tramas y el mundo del que forman parte. Ahora hazte la siguiente pregunta: Si tuvieras que definir tu historia en una sola palabra, ¬Ņcu√°l ser√≠a?

Esa palabra es el tema de tu novela, el corazón que late por debajo de todas las palabras que escribes.

No escojas palabras de g√©nero como puede ser “fantas√≠a”, “terror”, “thriller” etc. Intenta pensar en t√©rminos de cuestiones y conflictos morales, de aquello que nos hace humanos. Quiz√°s pensabas que tu historia no ten√≠a nada de esto, pero al hacerte esta pregunta te podr√°s sorprender de tu propia respuesta.

Conociendo esta palabra también te ayudará a escribir más consciéntemente para intentar plasmar el tema en tu novela. Y eso es algo bueno ya que crea una cohesión temática durante toda la historia.

Si tuviera que definir la idea de mi novela “Nuestro silencio” en una sola palabra, ser√≠a “duelo.” Durante la historia se est√° intentando encontrar superar la fase de duelo por la de un ser querido, algo que s√≥lo es capaz de llegar gracias al poder de las historias, la amistad y la esperanza de que tiempos mejores est√°n por llegar.

2. El estribillo de tu libro

Siguiendo la misma linea del primer consejo ahora te invito a que pienses en tu libro como si fuese una canción. Si los capítulos son las distintas estrofas que conforman la historia entonces el estribillo es el mensaje principal que se repite como elemento cohesivo.

Este punto además de otorgarle un sentido poético y narrativo tiene dos usos muy prácticos:

  • Crea un mensaje c√©ntrico para tu protagonista: Una sola palabra puede definir un tema, pero un estribillo define un personaje. Haz que esa frase sea su mantra, que aparezca expl√≠citamente de vez en cuando en la novela para reforzar el tema principal y c√≥mo define el estribillo a dicho personaje.
  • Permite crear un espacio de transici√≥n entre una idea y otra: Esto lo explica muy bien Chuck Palahniuk en su libro “Consider this“, mostrando que este tipo de estribillos son un gran recurso para dar un salto de escena o de conversaci√≥n sin necesidad de ralentizar la narraci√≥n. O en sus palabras: “¬ŅQu√© dices cu√°ndo ya no hay nada que decir?”

Si tuviera que se√Īalar el estribillo de mi novela “El Abandono” ser√≠a el siguiente: “No hay vida sin sacrificio.” Es uno de los mensajes principales durante todo el libro, uno que est√° unido de manera inherente a la propia mitolog√≠a de su mundo. El estribillo deja claro que no va a haber nueva vida o progreso si no hay personas que se sacrifiquen para conseguirlo. A esto me refiero con tener un estribillo que se repita y reafirme el tema principal de tu novela.

3. Sé vulnerable

He dado dos consejos prácticas sobre cómo encontrar el tema de tu novela. Pero me gustará hablar también del que considero uno de los puntos más importantes a la hora de escribir ficción: debes ser vulnerable para poder escribir algo que realmente valga la pena y conecte con tus lectores.

Escribir no es nada f√°cil, eso ya lo sabes. Ernest Hemingway dec√≠a que no hay dificultad en escribir, que lo √ļnico que tienes que hacer en sentarte frente a una m√°quina de escribir y sangrar. Y es que al final de eso se trata, de mostrar nuestro aspecto m√°s vulnerable, nuestras inseguridades y miedos y enfrentarnos ante ellos sobre el papel con la esperanza de que el lector pueda sentirse identificado (aunque sea s√≥lo un poco).

Mostrarse vulnerable ante el mundo da mucho miedo. Pero sinceramente no conozco otra manera de escribir algo que valga la pena ser le√≠do. Por ello, s√© vulnerable, cuenta sobre aquello que es importante para ti. Haz que tu mayor miedo sea el tema de tu novela. y no s√≥lo los miedos, sino tambi√©n aquello que te da felicidad. Anne Rice dijo: “Ve hacia donde est√© el dolor, ve hacia donde est√© el placer.”

Es muy sencillo, si para el ti el tema ya despierta en un fuerte conflicto interno, entonces esa misma sensación se despertará en el lector.

S√≥lo despu√©s de intentar escribir muchas historias a lo largo de los a√Īos me he dado cuenta de que las √ļnicas que han funcionado son aquellas a las que me he mostrado m√°s vulnerable. Por supuesto que son dif√≠ciles de escribir, pero el resultado final es sin duda mucho m√°s valioso para ti y para tus lectores. Te sorprender√°s al darte cuenta de c√≥mo reaccionan ante tu vulnerabilidad.

“Tu oscuridad tiene un p√ļblico.” – Joyce Carol Oates

4. Muestra el tema de tu libro a través del subtexto

Es ir√≥nico que la mejor manera de mostrar el tema de tu novela sea a trav√©s de una narrativa indirecta. Esto puede ser aparentemente contradictorio con lo dicho anteriormente, pero tiene que ver con un concepto cl√°sico de narrativa llamada el “subtexto” o el “matiz.”

El subtexto o matiz es el contenido o tema de una obra que no se anuncia de manera expresa por los personajes o por el autor pero que est√° “impl√≠cito” a trav√©s del desarrollo de la historia. Es lo que est√° por debajo de las acciones, los pensamientos, el conflicto, los di√°logos etc.

Si dijeras de manera demasiado directa cu√°l es el tema de tu libro corres el riesgo de quedar demasiado moralizante o pretencioso. Los mejores temas son aquellos que subyacen por debajo de toda la trama y hacen reflexionar al lector sin que se de cuenta a primera vista.

Y recuerda, los mejores temas expuestas en una novela no sólo ofrecen respuestas sino también preguntas. Haz que el lector reflexione, no le digas lo que tenga que pensar sobre dicho conflicto moral. Hazle pensar, y por ello el subtexto es la mejor herramienta. Trabaja desde las sombras.

5. Encontrar el tema de tu libro es un proceso

Todo libro requiere de un tema para darle profundidad a su historia, pero eso no signifique que tenga que tenerlo desde el principio. Encontrar dicho tema (y la escritura en su conjunto) es un proceso que varía dependiendo de cada escritor.

Hay escritores que tienen que tener claro desde el principio cuál es su tema para armar la historia de manera acorde. Otros sin embargo descubren cuál es el tema subyacente a medida que van descubriendo la historia. Y por supuesto hay algunos que sólo pueden entender el tema una vez han terminado la historia.

Sin ir m√°s lejos, fue cuando termin√© de escribir “El Abandono” que me di cuenta que uno de los temas principales era las distintas formas de abandonamiento (el hogar, las creencias, la naturaleza, etc.) y c√≥mo nos define aquello que dejamos atr√°s. Es por ello que al principio el libro ten√≠a muchos otros t√≠tulos, pero hasta que no puse la √ļltima palabra sobre el papel no me di cuenta de todo lo que hab√≠a detr√°s en mi historia.

Lo importante no es cómo se ha llegado a dicho tema sino que esté presente en la historia. Tómatelo como un proceso, ábrete al descubrimiento y tarde o temprano hallarás el tema que enriquecerá tu libro.

Nos vemos en el siguiente artículo. Hasta entonces, pase lo que pase, sigue escribiendo.

Te puede interesar

Cómo empezar un libro

Cómo empezar un libro

La tarea de empezar un libro puede llegar a ser muy aterradora. Al fin y al cabo, esas páginas iniciales son la primera toma de contacto con el lector. En este artículo comparto contigo cinco consejos que te ayudarán a escribir un buen comienzo para tu libro.

leer m√°s
Cómo escribir prosa: 10 consejos

Cómo escribir prosa: 10 consejos

Escribir prosa de manera adecuada es indispensable para que el lector se sienta enganchado al lenguaje y a la historia. En este artículo comparto los consejos que más me han ayudado a la hora de escribir prosa.

leer m√°s

4 Comentarios

  1. Avatar

    Excelentes art√≠culos. Son gu√≠as muy √ļtiles. Gracias.

    Responder
    • Daniel Badosa

      ¬°Muchas gracias! Espero que te ayuden mucho en tu camino como escritor.

      Responder
  2. Avatar

    Muy buen artículo.

    Se dice ‘abandono’, no ‘abandonamiento’. Saludos.

    Responder
    • Daniel Badosa

      ¡Gracias por leer el artículo y tu comentario! espero que te sea de mucha utilidad.
      Y respecto a “abandonamiento”, s√© que suena un poco raro pero aqu√≠ en Espa√Īa s√≠ que est√° bien utilizado.
      https://dle.rae.es/abandonamiento

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *