por Jul 13, 2020

Combatir la procrastinación: consejos para escribir un libro

He preparado algunos consejos para escribir, pero lo primero que debemos aceptar es que el antagonista que no nos permite seguir trabajando somos nosotros mismo. La procrastinación es el enemigo principal del escritor. No es elegir ideas, encontrar protagonistas, crear un mundo creíble o aprende a crear conflicto. Pues da igual que domines todas estas técnicas si luego no eres capaz de superar la procrastinación. Aunque escribir sea una tarea mental y por tanto interior, también es necesario e importante tener en cuenta los factores exteriores para que nos puedan beneficiar en nuestro proceso creativo.

Nuestra mente requiere de una gran concentración para hilar palabras y tejer una narrativa coherente, pero todos sabemos bien que los tiempos en los que vivimos están llenos de constantes distracciones, estímulos y responsabilidades. Cada vez más parece que es imposible encontrar un sitio, un momento y una voluntad para sentarse y simplemente escribir.

Pero la procrastinación se aprende también a combatir. En este artículo quiero compartir contigo algunas pautas y consejos que te ayudarán a salir vencedor contra la procrastinación, y poder escribir el libro en el que estás atascado (¡o ni has empezado!).

  1. Espacio para escribir
  2. Tiempo de escribir
  3. Encuentra tu disciplina contra la procrastinación
procastinar escribir tiempo

1. Espacio para escribir

La “cabaña del escritor” es una idea romántica de aislamiento creativo que ha sido fomentada por grandes autores como Virginia Woolf, Mark Twain, Henry Thoreau o Phillip Pullman. ¿Y a quién no le gustaría tener un pequeño lugar alejado de los demás para poder trabajar en paz? Yo mismo tengo el sueño de tener una pequeña cabaña en el bosque donde poder retirarme de vez en cuando para centrarme en escribir mis historias.

la cabaña del escritor procastinación

Pero lo importante no es tener una cabaña física, sino el crear un espacio donde poder trabajar cómodamente. Para crear esta “cabaña” metafórica personal te recomiendo que sigas estos consejos:

  • El lugar donde mejor trabajas: ¿Cuál es el sitio donde mejor te concentras? Quizás sea una biblioteca, una cafetería o en tu misma habitación, tú sabes mejor que nadie dónde puedes concentrarte mejor (con ruido de fondo o en silencio absoluto, rodeado de gente o solo, con música o sin ella etc.) Aplica esas mismas reglas a tu espacio para escribir, y si no estás seguro de dónde trabajas mejor, prueba distintas localizaciones y mira cuál te funciona mejor.
  • Rodéate de aquello que te inspira: Para muchos será suficiente tener ya ese espacio creativo donde poder escribir, pero como seres humanos es normal querer estar rodeado de objetos o símbolos que nos inspiren. Atención, no hablo de distracciones sino de objetos que te hagan recordar por qué escribes y te hagan volver a tus historias. Puede ser algún cuadro significativo, un recuerdo de tu infancia, libros que te han acompañado en tus viajes etc. No es cuestión de llenar tu espacio de trastos, si no de tener unos pocos que den vida a tu espacio. O quizás seas minimalista y lo que te inspire es el espacio vacío. En cualquier caso, crea ese ambiente inspirador.
  • Cómodo pero vigilante: Es importante sentirse cómodo a la hora de escribir, al fin y al cabo vamos a estar muchas horas sentados delante del teclado o el cuaderno. Por eso es importante tener una buena silla, sofá o lo que sea donde podamos escribir a gusto. Pero si es demasiado cómodo caemos en el peligro de relajarnos demasiado. Encuentra en equilibrio entre comodidad y una posición donde puedas concentrarte.

2. Tiempo de escribir

Escribir no solo requiere un espacio si no también de un tiempo. En nuestro día a día tenemos otras responsabilidades y no por tener un sitio donde escribir van a aparecer páginas de repente en nuestro escritorio. Es necesario encontrar también ese tiempo a lo largo del día.

Para ello te recomiendo que tengas en cuenta los siguientes puntos:

  • Escritores nocturnos y diurnos: Cada uno de nosotros tiene un reloj biológico único que controla nuestros procesos fisiológicos. Eso hace que en lineas generales algunos seamos más activos nada más despertarnos y otros cuando empieza a anochecer. Esta pregunta es fácil de responder y por ello es también fácil de aplicar; si eres una persona de día, escribe temprano; y si eres de noche, escribe más tarde.
  • Escribir sin distracciones ni responsabilidades: Ahora que sabes cuándo te concentras mejor, define cuántas horas dentro de ese ciclo nocturno o diurno puedes escribir 100% sin que te molesten o tengas que hacer otras tareas. Quizás con el trabajo, la familia o los estudios se te queden en tres horas, dos o una . Pero no pasa absolutamente nada por ello, no eres peor escritor por solo escribir una hora al día ( el famoso escritor de fantasía Gene Wolfe lo hacia así). Es mejor trabajar bien una sola hora que ocho donde estás siendo interrumpido constantemente. Un escritor distraído es un escritor frustrado e improductivo.
  • Sólo escribir: Esta es una norma autoimpuesta del escritor Neil Gaiman. Cuando tiene que escribir sólo puede hacer dos cosas: escribir o nada. Sólo escribe o mira a la nada, pero enseguida se aburre de estar quieto así que vuelve a escribir. No mira el teléfono móvil, no busca en internet, no sale a hacer un recado etc. Es fácil distraerse por todas cosas, pero no hagas que tu valioso tiempo para escribir caiga en mano. Cuando es el momento de escribir sólo puedes escribir. Por supuesto es importante tomarse un descanso de vez en cuando, pero intenta aprovechar al máximo tu tiempo. Cada cosa tiene su momento.

3. Encuentra tu disciplina para combatir la procrastinación

Ahora viene irónicamente lo más difícil: sentarse y escribir. Porque da igual que tengamos nuestro espacio y tiempo para escribir si luego vamos a estar distraídos.

Al igual que con encontrar tu tiempo y tu espacio para escribir, la disciplina es algo que debes comprobar y experimentar por ti mismo para ver que te funciona. Para lo que le ha funcionado a Haruki Murakami a Carlos Ruiz Zafón le funcionara mal. Encuentra tu método, los resultados hablarán por si solos.

Te dejo algunos consejos para combatir la procrastinación que me han funcionado y que te ayudarán a encontrar tu propia disciplina:

  • El método Pomodoro: Ahora más que nunca hay muchos estudios y técnicas de productividad para ayudarnos en nuestras tareas. El método Pomodoro es uno de ellos, donde se alternan ciclos de 25 minutos de trabaja intensivo con 5 minutos de descanso. Para algunos éste método funcionará y para otros no, pero hay muchas alternativas que vale la pena probar para ver si te ayudan.
  • Cada día cuenta: Escribir todos los días aunque sea un poco es lo que realmente entrena tu disciplina. Como cualquier otra actividad (deporte, cocina, memorización etc.) el practicar todos los días sin falta ni excusas no sólo te ayudará a escribir mejor si no que además te ayudará a que cada vez sea más fácil llevarlo con rutina. Ya tienes tu sitio y tu tiempo, escribe cada día y haz que cada día cuente para contar tus historias.
  • Tus excusas son procrastinación: tu mente te hará la vida imposible cuando quieras escribir y te estará molestando constantemente con excusas para hacer cualquier otra cosa. Pero el 99% de veces estas son excusas para no hacer el trabajo duro. Tu casa no tiene que limpiarse de repente ni tienes que ir a hacer la compra y twitter no te va a echar de menos. Déjate de excusas y escribe. Para este tema y en general la procrastinación recomiendo leer el increíble libro “La guerra del arte” de Steven Pressfield que te ayudará a entender mejor la procrastinación y cómo combatirla.
  • La disciplina personal: Tal como he comentado al principio todo esto son técnicas que te ayudan a concentrarte mejor y ponerte unos reglas para que la procrastinación sea más fácil de vencer. Pero al final cada uno es único y tiene que encontrar sus propias técnicas para escribir más concentrado. Prueba nuevas disciplinas y métodos y sigue aplicando las que te funcionan.

Espero que este artículo te ayude a encontrar ese espacio, tiempo y disciplina para escribir. Nos vemos en el siguiente artículo. Hasta entonces, pase lo que pase, sigue escribiendo.

Te puede interesar

Cómo empezar un libro

Cómo empezar un libro

La tarea de empezar un libro puede llegar a ser muy aterradora. Al fin y al cabo, esas páginas iniciales son la primera toma de contacto con el lector. En este artículo comparto contigo cinco consejos que te ayudarán a escribir un buen comienzo para tu libro.

leer más
Cómo Autopublicar en Amazon KDP

Cómo Autopublicar en Amazon KDP

Aprende a cómo autopublicar en Amazon KDP con esta sencilla guía que te guiará por todo paso por paso por todo el proceso. ¡Comparte tu historia con el mundo!

leer más
Cómo escribir buen diálogo

Cómo escribir buen diálogo

Cómo escribir diálogo EXCELENTE en tu libro El diálogo es inherente a la novela. Las historias necesitan de personajes, y los personajes acaban...

leer más
Encuentra el tema de tu novela

Encuentra el tema de tu novela

El tema de una novela es el corazón que hace latir la historia. Su importancia es vital para otorgar a tu historia de profundidad y conflicto moral. En este artículo comparto cinco pautas que te ayudarán a encontrar el tema de tu novela.

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *