por Jun 17, 2020

Cinco lecciones que aprendí de los errores de mi primera novela

Comet√≠ muchos errores cuando escrib√≠ mi primera novela autopublicada. Se titulaba “La inscripci√≥n de la puerta”, y aunque estaba orgulloso de haberla acabado, con el tiempo me di cuenta de los muchos errores b√°sicos que ten√≠a.

La inscripción de la puerta cinco errores de mi primera novela

Ilustración de la portada: Arttu Illomäki

Yo me lanc√© directamente a escribir sin tener apenas conocimientos previos de teor√≠a narrativa y la verdad es que me habr√≠an venido muy bien algunos consejos b√°sicos de escritura. En este art√≠culo quiero compartir contigo los errores b√°sicos que aprend√≠ de mi primera novela y que puedes evitar al escribir tu libro. 

  1. La motivación de la protagonista era débil
  2. Había demasiadas descripciones
  3. Los diálogos estaban vacíos
  4. No reescribí lo suficiente
  5. Pensé que iba a ser mi obra maestra

1. La motivación de la protagonista era débil

La protagonista de mi libro se llamaba Miyako Sato, una chica japonesa que nunca ha pisado su tierra natal y que decide ir porque no sabe qué hacer con su vida después de varios intentos fallidos de carreras universitarias.

Est√° claro que cuando escrib√≠ esto estaba yo tambi√©n pasando por un periodo de incertidumbre en mi vida. Y no hay ning√ļn problema en contar una historia que tenga que ver con encontrarte a ti mismo, pero eso puede ser un aspecto secundario de una motivaci√≥n m√°s s√≥lida. Cuanto m√°s fuerte y clara sea la motivaci√≥n de tu protagonista m√°s f√°cil ser√° entenderle y seguirle en su viaje.  

Sigue la m√°xima del escritor: ‚ÄúNo lo cuentes, mu√©stralo.‚ÄĚ Si tienes la posibilidad de mostrar las motivaciones, las emociones, los pensamientos internos de un personaje a trav√©s de sus acciones, hazlo. 

Cuando leas un libro que te guste, hazte la pregunta ‚Äú¬ŅCu√°l es la motivaci√≥n del protagonista?‚ÄĚ y ver√°s aparecer una respuesta muy clara. Con tu libro pasa lo mismo, hazte esta pregunta para entender a tu protagonista. Si no eres capaz de responder con una motivaci√≥n fuerte es que algo tiene que cambiar. 

Por ejemplo, en este caso se podr√≠a cambiar que Miyako va a Jap√≥n porque quiere conocer a su familia japonesa que nunca ha visto antes y reconectar con sus ra√≠ces y lazos de sangre. Eso es muy distinto que el ‚Äúno sabe qu√© hacer con su vida as√≠ que va a Jap√≥n‚ÄĚ, es parecido pero cambia completamente el tono del libro.

Si quieres aprender m√°s consejos para crear buenos protagonistas sigue este enlace.

2. Había demasiadas descripciones

Uno de los errores más grandes que cometí con mi primera novela es que usé demasiado los adjetivos y de las descripciones. y este es un error que cometen muchísimos los escritores primerizos. Creemos que por explicar en dos páginas un personaje o una escena con todo lujo de detalles estamos creando una imagen clara. Pero la gran mayoría de las veces tiene el efecto contrario, ya que demasiados adjetivos y descripciones saturan y agobia al lector. Se nota además que lo estás intentando demasiado, queda forzado y no da espacio al lector a imaginar por cuenta propia.

Mi libro estaba plagado de estas descripciones interminables. A partir del capítulo tres Miyako es transportada a un mundo onírico y de fantasía inspirado en los videojuegos japoneses. Y aunque esto invita a muchas descripciones, en realidad lo mejor es ser lo más preciso posible y no meter más de la cuenta.

Hay que tener claro cu√°l es la imagen mental que quieres transmitir, y antes de ponerla sobre papel preg√ļntate: ¬ŅCu√°l es la manera m√°s directa y efectiva de decirla? A partir de ah√≠ estructura la frase de manera clara sin demasiadas vueltas, no seas pedante con las palabras pero tampoco te pases de simple y no a√Īadas m√°s adjetivos y adverbios de lo necesario. 

Dicen que una imagen vale m√°s que mil palabras, pero mil palabras no expresan necesariamente mejor que diez bien escritas. Uno de los mejores consejos que me dieron al principio es que leyera en voz alta lo que escribo, porque las palabras y las frases suenan muy distintas en nuestras cabezas que fuera. En cuanto salgan por tu boca enseguida te dar√°s cuenta lo que funciona y lo que no.

Si quieres aprender m√°s consejos para escribir prosa sigue este enlace.

3. Los diálogos estaban vacíos

Como escritor, saber enfrentarse al diálogo es una parte esencial. Muchos escritores piensan que lo importante es la acción y la descripción, pero un buen diálogo es capaz de mover la historia con cada frase que se dice.

No se trata de crear di√°logos ‚Äúrealistas‚ÄĚ de c√≥mo habla la gente. Lo que tiene que conseguir un buen di√°logo es ense√Īarnos c√≥mo son los personajes y lo que quieren. Y ah√≠ es donde pecaba mi primer libro, ten√≠a demasiados di√°logos vac√≠os sin prop√≥sito para simplemente querer meter algo de conversaci√≥n. Por eso muchas de las primeras cr√≠ticas a mi libro es que Miyako era un personaje muy soso, y eso se debe no solo a la trama sino al di√°logo que aportaba muy poco del personaje.

El di√°logo es una oportunidad para conocer mejor a los personajes, sus motivaciones, sus pensamientos, sus historias, sus sentimientos. De nuevo es el momento para ‚Äúmostrar y no explicar.‚ÄĚ Por supuesto se puede caer en el pecado opuesto: soltar demasiada informaci√≥n importante de manera conveniente, usando la conversaci√≥n como excusa barata para conseguirlo. El equilibrio es dif√≠cil de conseguir, pero si tienes en mente estos factores ver√°s el di√°logo con otros ojos y lo tratar√°s con el respeto que se merece.

4. No reescribí lo suficiente

Antes de empezar a escribir este libro tenía muy claro la estructura de la historia donde la protagonista iría a este otro mundo y viviría toda clase de aventuras llenas de fantasía. Pero cuanto más avanzaba me daba cuenta de que algo no encajaba. Era todo demasiado impersonal, no había nada que lo distinguiera de cualquier otra aventura y había algunos agujeros de guión bastantes importantes.

Este tipo de dudas y atascos son completamente normales y es parte del proceso de escritura. No es tanto un error a la hora de escribir tu novela, sino la actitud que tomas ante esta situación. Lo importante no es si te pasa o no, lo importante es lo que haces cuando sucede. Y lo que hay que hacer es reescribir cuando sientas que la historia no funciona.

Debería haber reescrito más, pero estaba tan obsesionado con querer terminar la historia que llevaba tanto tiempo escribiendo que la di por finalizada. Es muy fácil perder la motivación, pero dejar una historia a medias es lo peor que puedes hacer.

Aqu√≠ hay que distinguir el reescribir contenido o forma. A forma me refiero a la manera en c√≥mo expresas tus palabras, y a contenido a lo que es la historia propiamente dicha. La forma se puede reescribir de manera infinita y eso es algo que hay que evitar (siempre habr√° cosas que cambiar). Pero cambiar el contenido de la historia es algo que debes hacer si tanto t√ļ y tus lectores de prueba sienten que algo no encaja.

No tengas miedo a volver a empezar. Escribir, al fin y al cabo, es reescribir. Te sorprendería saber la de veces que se reescribe un mismo manuscrito. Hay autores que reescriben un mismo libro quince veces, veinte o más veces.

Si sabes que algo no funciona realmente, c√°mbialo. Aunque tardes m√°s tiempo y sea m√°s dif√≠cil, haz que el libro consiga ser la mejor versi√≥n posible. Escucha a tu instinto de escritor. 

Aquí algunos consejos para saber cómo editar y reescribir.

5. Pensé que iba a ser mi obra maestra

Incluso antes de empezar a escribir nos empezamos a formar ideas en la cabeza de que va a ser lo mejor jam√°s escrito y que tiene que ser perfecto para poder mostrar nuestra obra al mundo. Creemos que nuestro primer libro va a ser nuestra obra maestra, pero esto casi nunca sucede.

Pero hay que aceptar que tu primer libro va a ser mediocre como mucho. Es completamente normal que cometas muchos errores básicos cuando escribes tu primer libro, es justo lo que me pasó a mi. Pero lo importante no es el libro en sí, sino el esfuerzo que has puesto detrás que te ayudará a seguir escribiendo mejor. Si entendiéramos el proceso creativo como eso, como un proceso, no sufriríamos tanto al ver que nuestras obras no funcionan tan bien como creíamos.

‚ÄúDone is better than perfect‚ÄĚ; ‚Äúlo acabado es mejor que lo perfecto‚ÄĚ

Aunque ya no est√© disponible le tengo mucho cari√Īo a este libro por ser el primero en salir de mi cabeza y acabar impreso en papel para mostrar al mundo. Hay d√≠as que pienso en reescribirlo y reeditarlo, pero tambi√©n s√© que el libro es lo que es: un primer paso bien dado. Al final han sido los errores de mi primera novela los que me han ense√Īado a escribir mejor.

Para m√≠ la esencia del libro se resume en una frase del actor Robin Williams que puse en la primera p√°gina del libro: ‚ÄúS√≥lo se te concede una chispa de locura en tu vida. No la pierdas.‚ÄĚ

Escribir un libro es una locura, y m√°s todav√≠a lanzarlo al mundo. Pero es una buena locura y no debemos de perder esa temeridad a contar las historias que tenemos dentro. As√≠ que acepta con orgullo ese libro embarazoso que has terminado y aprende de √©l para escribir mejor el siguiente. 

Espero que hayas aprendido de los cinco errores básicos que cometí en mi primera novela.

Nos vemos en el siguiente artículo. Hasta entonces, pase lo que pase, sigue escribiendo.

Te puede interesar

Cómo empezar un libro

Cómo empezar un libro

La tarea de empezar un libro puede llegar a ser muy aterradora. Al fin y al cabo, esas páginas iniciales son la primera toma de contacto con el lector. En este artículo comparto contigo cinco consejos que te ayudarán a escribir un buen comienzo para tu libro.

leer m√°s
Encuentra el tema de tu novela

Encuentra el tema de tu novela

El tema de una novela es el corazón que hace latir la historia. Su importancia es vital para otorgar a tu historia de profundidad y conflicto moral. En este artículo comparto cinco pautas que te ayudarán a encontrar el tema de tu novela.

leer m√°s

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *